Nace una nueva era

Autor: Francisco Bascuñán Letelier | Fecha: 2014-12-04 | ID: 715 | Categoría: Espíritu | Tema: Reflexiones | Tipo: Versos y poemas

Francisco Bascuñán Letelier
Los Maitenes, Diciembre 2014

I El Mundo

Van siete mil millones
galopando por montes y cañadas
desbocados en diferentes corceles.

El grupo era uno,
ahora disgregándose en diferentes caminos
confundidos hacia un grisáceo horizonte.

Se ven columnas hacia el cielo,
otras por tortuosos senderos
y algunas disgregándose en el profundo e infinito mar.

Paso a paso, golpe a golpe
respiran y depredan siete mil millones.
Se siente el quejido del mundo.

II El Camino

Voy siguiendo una luz,
sigo libremente mis instintos.
Me encuentro muy solo.

Lejos, en las sombras, se escucha el cascabeleo
de quién sabe quien
y de quién sabe dónde.

Pero igual que yo,
todos van galopando
siguiendo sin saber ni a quién ni a dónde.

La luz nos indica un camino,
pero vamos muy de prisa y sólo
seguimos sintiendo el quejido del mundo.

III El Tajo

El mundo se está partiendo,
unos estamos acá otros allá.
El tajo es profundo.

Lo que era uno;
lo que debiera ser uno,
ya no lo es.

Es grave porque lo que es uno,
es uno o no es nada.
Solo las alas te permiten volar.

Debo volar hacia allá,
pues el tajo es más y más profundo.
Se siente el quejido del mundo

IV Renacer

Pasa el tiempo y se merman las fuerzas,
pero se ensancha el espíritu que grita en agonía
junto al quejido del mundo.

Gritos que marca un nacimiento,
es una nueva era que respira nuevos aires y
que hace sentir premoniciones de un nuevo orden.

Es la luz que se acerca de lo Alto
iluminando caminos, fijando rumbos y
dando sentido al ahora glamoroso galope.

Son las alas de los corceles donde
cabalgan y vuelan los siete mil millones
que ahora saben para quién y para dónde.

Ejecutivos contra mapamundi

 

 

 

 

 

 

Enviar

Ir al inicio