¿Por qué publicamos artículos relacionados con la política?

Autor: Francisco Bascuñán Letelier | Fecha: 2009-06-30 | ID: 537 | Categoría: Cosmos | Tema: Interés público | Tipo: Ideas, propuestas y proyectos

Consejo Editor Mundo Libre
Francisco Bascuñán Letelier

Junio 2009

Con la publicación de la revista "Mundo Libre", hemos recibido numerosos comentarios favorables; y también críticas adversas. Una crítica desfavorable bastante recurrente se relaciona con la incorporación de temas políticos.

Y es que en parte estos lectores tienen razón. Algunos políticos, al menos como nos lo muestra la televisión, han dado un triste espectáculo y esto ya lleva años igual. También lo hacen algunos funcionarios públicos nombrados por política, no por mérito. En ellos pareciera primar el interés por mantener su puesto a arriesgarse en alguna decisión y cuando lo han hecho, por falta de preparación, lo han hecho mal; los ejemplos sobran, y esas equivocaciones les cuesta fortunas a todos los ciudadanos.

Así, este grupo de políticos que han obtenido cargos públicos sin merecerlo, en que han hecho primar sus conveniencias políticas, y a veces el lucro personal, a soluciones técnicamente recomendadas por profesionales expertos; han desprestigiado a la "política", transformándola en politiquería. Esto ha dado pie para un profundo y rotundo rechazo por parte de la sociedad hacia la política en general y muy especialmente a la tan necesaria FE PÚBLICA.

La explicación para llegar a este estado, tal vez haya que buscarla en la nula exigencia requerida para actuar en política y en último término, en la pequeñez humana reflejada en el deseo de obtener el poder sin medir los medios. La política es vulnerable, se encuentra expuesta a lo bueno, a lo malo y a la indiferencia; así como vemos en ella a ilustres, abnegados y patrióticos personajes, también vemos la decadencia e iniquidad, la mentira fácil, la hipocresía, la traición; y por otro lado el desinterés y la falta de cumplimiento de los deberes cívicos. Este conjunto, en que todos somos un poco de todo, es un espejo de lo que somos en realidad, no de lo que decimos que somos.

Pese a todo lo dicho, no podemos negar que la política y los políticos rigen buena parte de nuestras vidas. Entonces también es legítimo preocuparse y preguntarse, individualmente y como sociedad: ¿Cuál será nuestro destino? ¿Cuál es la cara que esta sociedad se va a dar para regirse? ¿Qué nos pide nuestro país a nosotros como personas? ¿Cuál es nuestra responsabilidad individual? Nos podríamos hacer infinitas preguntas y cada pregunta, a su vez, podría tener muchas y diversas respuestas.

Sin embargo, ante la inquietud de los lectores, en el consejo editor de la revista Mundo Libre, nos hicimos la siguiente pregunta: ¿A qué se debe que incorporemos temas políticos en una revista que pretende recolocar a Dios en el mundo? Tal vez lo que en un principio parecía obvio, no lo sea del todo; tal vez se confundió "política" con los "temas de interés común"; en fin, al pasar algunos años, tal vez lo que antes era política y parsimonia, ahora es dinámica de acción pura como lo son los cientos de centros de comunidades solidarias que actualmente existen y actúan en Chile. No lo sabemos con exactitud, lo cierto es que como revista tenemos un camino que transitar hacia un fin determinado y lo trataremos de hacer lo mejor posible.

Pensamos que colocar a Dios en el mundo es darle sentido a la vida, dar valor a las acciones y límite a nuestras libertades.

Si esta es la cuestión, y gastamos tiempo y esfuerzo para configurar un discurso en que se manifieste la libertad, el amor, el libre albedrío, la amplitud de conciencia, la solidaridad, la subsidiaridad, la libertad interior; en fin, tantos temas relacionados con el alma y con el espíritu; ¿qué objeto tiene si no somos capaces de llevarlos a la práctica? … Y para poder llevarlos a la práctica se requiere de una sociedad convencida y conciente de su actuar colectivo e individual. ¿Y cómo se llama esto? Podríamos contestar: política, temas de interés común, cooperativa solidaria, etc. etc.

En Mundo Libre, siempre nos hemos esforzado, aunque no siempre logrado plenamente, en aterrizar los temas tratados, por intrincados que sean, en resultados prácticos o experiencias vividas; con los pies asentados en la tierra. Y de aquí que inexorablemente se caiga en temas contingentes; ahora, que éstos se llamen: "políticos", "interés común", o "solidarios", en realidad da lo mismo, mas no hay de que temer, siempre que lo que se exprese en los escritos sea el convencimiento verdadero y auténtico de sus autores.

Por último, desearíamos decir que estos temas contingentes que, por garcia o desgracia, le hemos llamado "de interés común" y como sub clasificación temas de "política", pertenecen a nuestro mundo material formando parte de la cultura y posteriormente de la historia de nuestro tiempo; además, nos desafían como seres individuales, a pensar y actuar de modo de elevar nuestro espíritu y forjar nuestra alma.

Enviar

Ir al inicio