Sistema monetario

Autor: No especificado | Fecha: 2009-09-30 | ID: 515 | Categoría: Cosmos | Tema: Interés público | Tipo: Ideas, propuestas y proyectos

Nos llegó a la redacción un artículo referente al sistema monetario que pasamos a compartir.


Autor: Desconocido
Septiembre 2009

Hace miles de años, los humanos usaban el trueque para intercambiar bienes y servicios. Pero el trueque es muy poco práctico y en forma natural nació el dinero. El dinero natural eran los metales preciosos, la plata y principalmente el oro. El rol monetario del oro es milenario.

Eso es lo que le hace distinto de la casi totalidad del resto de los bienes. El oro satisfacía las necesidades de acumular riqueza, intercambiar sin sufrir quebranto y calcular el beneficio o pérdida de las actividades comerciales. Esta idoneidad objetiva que el mercado descubrió en el oro está en relación con las cualidades que posee: ser atractivo y precioso, escaso, tener un stock que no se consume y crece lentamente a medida que se extrae del subsuelo, ser divisible, fungible, cómodo y barato de transportar y no perecedero. Por eso el oro es el dinero natural por excelencia y que prevaleció por milenios.

Los bancos nacen en la antigua Venecia durante el renacimiento, los joyeros que tenían lo que podríamos llamar cajas fuertes reciben el oro de sus clientes, algunos para ser transformado en joyas, pero otros, simplemente para atesorarlo y dejarlo en un lugar seguro. El joyero emite un recibo en donde especifica claramente la cantidad y la pureza del oro. El depositante pronto se da cuenta que endosando ese recibo puede comprar bienes, como si fuera el oro. El recibo por tanto es "tan bueno como el oro". El recibo o certificado se convierte así en dinero, esto es, en una mercancía líquida, que cualquiera está dispuesto a intercambiar.

También el joyero pronto se da cuenta de algo realmente maravillosos: Puede emitir recibos por oro que no se encuentra en sus arcas ¿genial no? Y éstos certificados o recibos de oro circulan como si fueran los recibos que realmente respaldan una cantidad almacenada en la caja fuerte. Son "tan buenos como el oro". Mejor aún, puede prestarlos y pedir un interés. Este dinero es mucho más barato de producir que el oro que proviene de las minas, se ha eliminado el costo de producir oro para tener dinero. Este es el origen de la banca de reserva fraccionaria.

Así muchos joyeros se convirtieron en joyeros-banqueros al introducir el crédito, esto es, prestar recibos de oro a cambio de un interés. En un principio los certificados estaban 100% respaldados por oro, pero en algún punto esto cambió y empezaron a prestar por una fracción del oro que tenían en reserva. Empezaron a recibir intereses de prestatarios que creían que había suficiente oro en la reserva para redimir los recibos en oro. Los problemas venían, claro, cuando la gente se daba cuenta del engaño y reclamaba su oro, el banquero quebraba, esto fue muy común en España en el siglo XVI. Sin embargo, el emperador Carlos V deseoso de financiarse a sí mismo por nada, para cubrir sus conquistas en todo el mundo legalizó el sistema. Quería un mercado de crédito para endeudarse y continuar con sus aventuras expansionistas. Estamos hablando de crear crédito de la nada, aún si no hubiera ningún veneciano ahorrando, estos "bancos" podían dar crédito, lo que va contra la intuición pues para que alguien pueda tomar un crédito, como contrapartida alguien tendría que ahorrar. La expansión artificial del crédito por el sistema de bancos con reserva fraccionaria es inestable y tiende a crear ciclos de crecimiento y recesión.

En un mundo en donde los certificados de oro que están 100% respaldados por reservas se ven idénticos a los certificados que no están respaldados por nada (medio fiduciario), el banco que los emite enfrenta, por un lado, la posibilidad de incrementar de la nada el dinero que puede prestar y recibir algo a cambio (los intereses). Pero también enfrenta una amenaza: La primera es que la gente se de cuenta del ardid, especialmente banqueros rivales que pasen la nota. Vendría una corrida sobre el banco la gente sacaría su dinero y, al no tener respaldo el banco quebraría. Los banqueros que se vean muy ambiciosos los pueden tomar cortos de oro y recordemos que el oro no es del banco, es una deuda del banco con sus depositantes, es decir contablemente es un pasivo. Pero, el banco tiene activos, para compensar sus pasivos: Los créditos otorgados a sus clientes. Pero, los depositantes están en fila reclamando sus depósitos, y los prestatarios no tienen que pagar sino hasta la fecha de vencimiento de sus créditos, uno a uno. Por tanto, el banco está en "corto" con sus depositantes y en "largo" con los prestatarios. Está exprimido, simplemente no puede responder.

Sin embargo, aquí viene el gobierno, por supuesto, cómplice en este negocio: Toda la legislación bancaria está dirigida a dos objetivos: Prevenir las corridas bancarias, o ejecutar rescates financieros antes de que el pánico se extienda a otros bancos. Es decir, toda la legislación esta engranada para violar sistemáticamente los contratos, ya sea antes de que inicie la corrida o después que ha comenzado. Por eso aparecieron los Bancos Centrales, organismos del Estado llamados a proveer de liquidez a los bancos comerciales. Son los "prestamistas de última instancia" que han luchado por desmonetizar al oro y poder imprimir billetes sin respaldo al gusto.

El Banco Central más importante es el Federal Reserve de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyos objetivos fundacionales son dos: mantener el valor del dólar y evitar las crisis económicas. Los economistas austriacos apuntan que desde su creación en 1913 la FED no contribuyó a mantener el valor del dólar y contribuyó a crear una crisis de escala hasta entonces inusitada, La Gran Depresión, que ahora estamos presenciando en su versión 2.0 corregida y aumentada gracias a su irresponsable manipulación de la masa monetaria y de las tasa de interés. Creando un verdadero tsunami de crédito en palabras del propio viejo Greenspan, el anterior mandamás del FED y principal responsable del desastre en que nos encontramos.

Los llamados economistas austriacos (Mises, Hayek y otros) ven en el dinero respaldado por oro la solución a la manipulación monetaria causante de los ciclos económicos, así como de los bancos con coeficiente 100% de reservas. O sea si usted deposita a la vista, el Banco no puede prestar esa plata. Y lo más importante, el cierre definitivo de los Bancos Centrales por supuesto. O sea sacar las garras del Estado del sistema monetario y financiero pues es el verdadero causante de todos estos desastres.

Enviar

Ir al inicio