Permitir la verdad

Autor: Francisco Bascuñán Walker | Fecha: 2010-05-31 | ID: 483 | Categoría: Espíritu | Tema: Reflexiones | Tipo: Pensamientos

No alabando al honrado se evita el engaño,
No estimando lo raro se evita el robo,
No ostentando la belleza se evita la lujuria.

—Lao Tse

La mentira no ofende tanto al que la recibe sino más bien perturba al que la emite. ¿Porqué será más fácil mentir y tan difícil ser sincero?

Tal vez la mentira es la pieza adecuada al puzzle que ofrecemos, a lo mejor la verdad no cabe en el mundo que construimos. Un mundo lleno de apegos, de miedos, de egoísmos. La verdad es un cuchillo que rompe esas dulces esperanzas de un mundo perfecto. Donde los apetitos y las debilidades no son parte de él.

En el mundo perfecto del puzzle perfecto nosotros debemos ser la pieza perfecta. Pero no lo somos y para ser aceptados en él, muchas veces mentimos.

Creo que es tan valioso no mentir como preocuparnos que no nos mientan, porque si mentimos estamos intranquilizando algo en nuestro interior, pero si nos mienten, es porque algo en nosotros no permite la verdad.

Permitir la verdad es aceptar al otro, aceptar la situación que tenemos al frente y ofrecer un camino para compartir eso. Por el contrario si nos cerramos y somos inflexibles para ver lo diferente, es más probable que no se nos muestre y se cubra con mentiras.

El desafío ahora será el de querernos como somos, con nuestras debilidades y aceptar que el mundo perfecto que queremos construir no es un reflejo del puzzle social perfecto sino más bien del mundo real, libre y alegre; un reflejo de sentirnos legítimamente diferentes y soberanos y que si compartimos algo es porque lo elegimos así y si no lo compartimos respetarnos en esa condición.

A lo mejor ser un poco menos posesivos, menos apegados y con un sentido del humor mayor, nos puede ayudar a participar de nuestro mundo con más cariño y menos juicios de valor hacia los demás.

Francisco Bascuñán Walker
Mayo 2010

Enviar

Ir al inicio