Educación y Rousseau

Autor: Vicente Marín Bascuñán | Fecha: 2012-08-31 | ID: 270 | Categoría: Cosmos | Tema: Ciencias sociales | Tipo: Relatos y comentarios

Una educación contemporánea, un legado de Rousseau

Disertación y Ensayo de Vicente Marín Bascuñán

Antes de comenzar me gustaría dejar definido dos conceptos claves de los cuales hablaré. El primer tema es un Plan Educativo actual, llamado Plan IB (Bachillerato Internacional). Esta fundación educacional creada el año 1968 en Ginebra, Suiza, busca el aprendizaje por parte de alumnos de edades comprendidas entre tres y diecinueve años, un modelo que contribuye a desarrollar habilidades intelectuales, personales, emocionales y sociales necesarias para vivir, aprender y trabajar en un mundo cada vez más globalizado. El segundo tema del cual hablaré es de una obra escrita por Jean-Jaques Rousseau; “Emilio, o De la Educación”. Una obra, creada en 1762, en la cual plantea las bases de un estilo de educación, bajo el personaje ficticio de Emilio, una educación distinta a la implantada en ese momento, algo nuevo.

Como ya les expliqué en una visión general el tema de los dos polos temáticos de este ensayo me gustaría hacer una relación y así creer fielmente, más bien afirmar; La obra de Rousseau: “Emilio, o De la Educación” plantó las bases de un método de enseñanza, y fue de estas bases de las que el Plan Educacional IB se aferró y así construyó lo que es hoy en día.

Rousseau expone en su obra, Emilio, partiendo de su idea de que la naturaleza es buena y que el niño debe aprender por sí mismo en ella. Quiere que el niño (Emilio) aprenda a hacer las cosas, que tenga motivos para hacerlas por sí mismo. ¿Qué es lo que dice el Plan IB? Lo mismo. En los primeros cursos de este plan educativo le enseñan al niño a crear, a investigar la naturaleza, a descubrir con sus propias manos de qué se trata lo que él está viendo.

Rousseau atacó al sistema educativo de su época (Siglo XVIII) a través de esta novela, en la que presenta que los niños deben ser educados a través de sus intereses y no por la estricta disciplina. Básicamente el mismo ataque que hizo el Bachillerato Internacional (Siglo XX), tratando de educar a los niños para un mundo cambiante y globalizado, algo no común, intentando educar a los niños bajo sus intereses, al igual que en la obra de Rousseau.

Emilio, o De la Educación está dividida en cinco partes; la primera en la cual Emilio es un pequeño niño. Rousseau afirma que el aprendizaje en esta etapa es muy necesario. Luiz Felipe Netto en el artículo “The notion of liberty in Emile Rousseau” dice: «Más bien, un niño está libre cuando puede lograr su voluntad». Piensa que debemos dejar al niño manifestar su voluntad y curiosidad por lo que le rodea. Es decir, dejar al niño tocar, saborear, poner en práctica sus sentidos sensoriales para así aprender. En la segunda parte Emilio sigue siendo un niño, Rousseau explica que a los jóvenes hay que tratarlos con paciencia y suavidad y que el único valor que hay que inculcar es el de “hacer el bien”. Es por eso que no se les imponen castigos ni tampoco son obligados a pedir perdón. En la tercera división Emilio ya tiene doce o trece años. Rousseau dice que: «El niño sabe algo no porque se lo hayas dicho, sino porque lo ha comprendido él mismo». También piensa que el intercambiar ideas es algo muy bueno, por eso cree que la inserción a una sociedad sin perturbaciones es muy importante. En la cuarta parte comienza la adolescencia. Rousseau afirma que «el niño no puede ponerse en el lugar de otros, pero una vez se alcanza la adolescencia, puede y hace así: Emilio por fin puede ser introducido en la sociedad». Finalmente en la quinta sección Emilio finaliza su adolecencia a los veinte años, comprometido son Sofia van alcanzando la madurez.

Justamente al igual que la obra de Rousseau, El Bachillerato Internacional también está dividido en etapas, presentando tres cursos a lo largo de la educación del niño: el primero llamado Programa de Escuela Primaria, para alumnos de tres a doce años, se concentra en el desarrollo integral del niño tanto en el aula como fuera de ella. ¿Cómo logran esto? Del mismo modo que Rousseau expone en los dos primeros tomos de su obra, dejando al niño que experimente sus sentidos y así la naturaleza le entregue los conocimientos, dejando al niño realizar su voluntad, y que él vaya aprendiendo de sus mismos actos. El segundo, llamado Programa de los Años Intermedios, para alumnos de entre once y dieciséis años, éste proporciona un marco para el desarrollo académico y habilidades prácticas para la vida cotidiana, que integra y trasciende las disciplinas tradicionales. ¿Semejanzas? Muchas. Del mismo modo que el Plan IB prepara a los jóvenes para la vida cotidiana, Rousseau ya lo había postulado hace doscientos cincuenta años hablando de la preparación del niño para su integración a una sociedad. El último curso, El Programa del Diploma, para alumnos de entre dieciséis y diecinueve años, es un curso preuniversitario de dos años que culmina en exámenes y que otorga un título reconocido por prestigiosas universidades de todo el mundo. En esta última etapa me gustaría hacer una analogía con lo que son las últimas partes de la obra de Rousseau. Tal como el Bachillerato Internacional integra a los jóvenes a estas famosas universidades, me gustaría identificar estas universidades como una “sociedad” a la cual el adolescente está siendo inserto, y precisamente esto fue lo que Jean-Jaques Rousseau dijo; luego de una completa e íntegra educación, el adolescente puede ser inserto en una sociedad sin tener problemas.

El Bachillerato Internacional no sólo prepara a los niños para un universo globalizado, los prepara para una sociedad dinámica, los educa. El Plan IB si bien entrega conocimientos, lo primordial es que éste entrega las herramientas para que el estudiante descubra y adquiera estos llamados conocimientos, usando su propia inteligencia y sentidos naturales. Es por esto, por la igualdad al modelo educacional creado por el famoso Rousseau, que creo ciegamente en que el Bachillerato Internacional usó como modelo la obra del siglo XVIII, “Emilio, o de la Educación” para crear lo que es hoy en día el famoso Plan Educacional IB.

Vicente Marín Bascuñán
International School 4°B, Antofagasta, Agosto 2012.

Enviar

Ir al inicio