Papa negro, papa blanco

Autor: Francisco Bascuñán Letelier | Fecha: 2013-04-30 | ID: 186 | Categoría: Cosmos | Tema: Interés público | Tipo: Pensamientos

Los jesuitas son tan poderosos en el mundo que se dice de su 'superior' que es el Papa Negro. Hoy las cosas han cambiado en la Iglesia Católica, palabreando podemos decir que tenemos un Papa Blanco y un Papa Negro. Uno, académico, teólogo, de línea dura acotada a la conciencia y a la libertad; y otro, que aun no lo conocemos muy bien, pero da luces de humildad y de cercanía a los más pobres.

PapasQuién, como yo, puede criticar a un Papa, ya que no es muy fácil llegar a esas alturas, pero como todo ser humano, nos permitimos preguntarnos: ¿Cuál es mi Papa?

Como clase media y emprendedores, algunos más acomodados que otros, vivimos felices con nuestras familias, siempre restringidos con algunos de nuestros anhelos, pero felices. Sin embargo, toda nuestra clase, como conjunto, en un alto porcentaje mantiene al Estado; ya que los muy ricos pagan el mínimo de impuestos, y los más pobres no pagan mas que el IVA.   En definitiva, el Estado Benefactor, somos nosotros, la clase media. No solamente tenemos que pagar los impuestos, la educación, la salud, los combustibles, etc. sino que también toda la burocracia estatal, empleados fiscales, sobre sueldos, la educación y la salud de los más pobres, jueces corruptos que dictaminan mal, Transantiago que funciona mal y que tenemos que apechugar aunque vivamos en regiones, y además, la riqueza de la mayoría de los súper ricos a través de sus empresas monopólicas.

¿Cómo la clase media no va a estar 'choreada' con los políticos?

Lo malo es que no estamos organizados y sí estamos vulnerables a los que nos cuentan el cuento: precisamente los políticos. Un error en nuestra falta de organización, nos conduce a un espejismo haciéndonos creer que los políticos resolverán nuestros problemas y los del país, en circunstancias que la realidad es al revés, somos nosotros los que debemos crear nuestros propios políticos, o representantes, que legislen y gobiernen por nosotros. La propaganda de 'democracia' es una falacia. Como cojo, no podemos seguir echándole la culpa al empedrado.

Pero la solución del problema es difícil por los intereses creados, cuando queremos un gobierno de centro, no faltan las zancadillas que nos llevan a los extremos, unos apoyados en las grandes empresas monopólica, y otros en los más pobres y débiles, y ambos, arrogándose una representación que no tienen e inclinándose siempre ante el poder.

Ahora vienen aires de más Estado Benefactor, lo que significa más responsabilidades diluidas y menos responsabilidades individuales, más burocracia y menos emprendedores, más trabas y menos libertades y definitivamente más apriete a la clase media.

¿Donde se encuentra mi Papa, el de los emprendedores, el de los que se arriesgan, el de los que se las juegan, el de los luchadores solitarios, el de los soñadores que intentan realizar sus sueños, en definitiva, el de los que hacen patria? El Papa que no nos deje de exigir pero que nos dignifique.

Francisco Bascuñán Letelier
Los Maitenes, Abril 2013

Enviar

Ir al inicio